Archivo del sitio

Chau puas!!Pronto vuelvo a las pistas

No hay mal que por bien no venga, ahora que tengo más tiempo para escribir acá voy:

Cuántas veces en la vida nos ha tocado volver a empezar? Tocar fondo en algún tema de la vida y tener que por decisión propia, casos fortuitos o de fuerza mayor tener que arrancar de cero nuevamente? A mi pocas veces, será porque tengo 22 años, y soy joven, pero las primeras veces son las difíciles. Este tema del pie me tenía ya bastante podrido la verdad. “Esto me pasa por tomarme vacaciones” llegué a decirme a mi mismo. Pero después  de 10, 11 meses de entrenamiento por año el ruido de los aceros se vuelve insoportable ya para fin de año y no querés saber nada. No somos aparatos los que hacemos alto rendimiento, somo humamos como cualquier otro y tenemos nuestras necesidades.

Creo que el rendimiento de los deportistas se ve afectado en cierta forma al igual que en la Economía, George Soros en su libro “Mi Filosofía” dice que cada 3, 5 años  se producen crisis financieras y cada 80, 100 años crisis severas que ponen en riesgo el sistema financiero mundial, como el último pinchazo  de la burbuja de las hipotecas de alto riesgo en 2007 y la crisis del  30′.

A mi parecer en el deporte sucede algo parecido,  cada tanto tenemos pequeñas crisis (llámense lesiones leves, falta de motivación, bajones, etc) y con menor regularidad crisis severas (llamémoslas a estas  desgarros importantes, luxaciones, fracturas, rotura de ligamentos, meniscos, etc.); siempre hablando con respecto al Alto Rendimiento. Lo importante de estas “crisis” es como las tratamos y como las “canalizamos” como dijo la Sablista Olímipica Belén P. Maurice en una entrevista para MTV hace unos años.

Las pequeñas lesiones estamos acostumbrados a tratarlas con antinflamatorios, cremas, lo que venga. Pero cuando son lesiones severas, utilizar el mismo mecanismo de acción no funciona. En mi caso nunca supe si era grave o no, leve o severo, pero cuando los médicos hablaban de osteomielitis puse en google para ver que era y salí corriendo del cuarto. Lo mismo cuando hablaban de bacterias marinas u hongos..¡¡ que carajo tengo?? Pero como pasaban los meses y el pie seguía en el mismo estado algunos días dolía más, otros menos yo no creía que fuera tan grave.

Lo que me molestaba rotundamente era que los médicos no me den un diagnóstico de una vez. Cuando se decidieron por operar iba a ser una operación exploratoria. Un “buscar a nemo” y las bacterias marinas si era que existían realmente. Por suerte y gracias a Dios y a haber estado de parranda los últimos días antes de la operación parte debido a la ansiedad que genera, aparecieron unos bultos en la base de mi dedo gordo del pie, y supuse que había espinas. Lo vio el Doc. en el pre-quirúrgico y eso hizo cambiar el lugar de incisión. Eran 6 putas espinas que estuve albergando en mi dedo por 7 meses! El problema es que no se ven con resonancia, ni eco, ni nada.

Contento de que salió todo bien agradezco de corazón a todos los que me alentaron para que todo salga bien, a mi Familia principalmente, a mi compañeros de Club y del trabajo, a  mi entrenador Gustavo Pintos, al DTN Sergio Turiace, al Pte. Sergio Groupierre por tramitar mi licencia por enfermedad en los torneos y al ENARD por la cobertura médica de Primera categoría.

Saludos y nos vemos en las pistas!

Bajo los efectos del oxígeno y la anestesia

Augusto

Anuncios

Día clave para mi pie:

Bueno les comento que hoy me hicieron una punción biopsia por mi infección en el hallux (dedo gordo) del pie. Llegue alas 9 am acompañado y a los 40 min me llamaron para hacerme la punción, me acoste boca abajo en el tomógrafo para que marcara con un láser los lugares donde me aplicarían la anestesia y donde me harían las 2 incisiones para colocar las agujas que iban a incrustarlas en el hueso del hallux y extraer las muestras oseas para mandarlas a laboratorio y analizar la bacteria. Luego de los 5 o 6 pinchasos de anestesia en distintas partes del dedo gordo y de la planta del pie sin darme cuenta el Doc me dijo que ya tenía las 2 agujas posicionadas adentro de mi dedo para comenzar la extracción (para que me lo dijo?) Me tomaron más imágenes con las agujas ya en el hueso y me movian para atras y adelante con el tomógrafo lo cual hacía que me sintiera como un pollo al espiedo o algo parecido… Finalizada la punción me subi a una camilla y me dejaron media hora en observación al lado de una Sra. cuyo apellido era “Berruti”. Pura coincidencia.  Ahora esperar 10 días los resultados y ver si me tienen que operar o no y así poder reincorporarme a mi vida normal con los entrenamientos. No veo la hora de entrenar fuerte. Gracias a las personas que se preocuparon por mi situación y se comunicaron conmigo, les envío un fuerte abrazo.

Saludos!!

A %d blogueros les gusta esto: